UN "TANO" ALEMAN

La Nota
Ascenso for export

El alemán hincha del Sportivo Italiano que pide por la vuelta de los visitantes

Ronny nació en Münster, Alemania, y cuando vino por primera vez a la Argentina quedó impresionado por el fervor de los hinchas en los estadios de fútbol. Se hizo simpatizante de un equipo del ascenso y cada vez que pasa por Buenos Aires lo va a ver. Pero siente cierta nostalgia de aquellas épocas en que se jugaba con público visitante: “Antes se cantaba todo el partido para callar al contrario, hoy no hace falta porque no hay”, sentencia..

Desde que el Sportivo Italiano inauguró su estadio en el año 2005, existió un comentario de parte de muchos de los simpatizantes del club que, un poco en serio, un poco en broma, decían: “Hicimos el estadio cerca del Aeropuerto de Ezeiza para cuando viajemos a jugar la Copa Libertadores”. Hoy esa realidad está un poco lejana debido a que el “Tano” se encuentra en la Primera C, cuarta categoría del fútbol argentino pero no imaginaban que su cercanía a las pistas de aterrizaje también les traería otro beneficio. Podemos decir que el primer estadio que ven y conocen los extranjeros que pisan por primera vez estas tierras es el “República de Italia”, ubicado sobre Au. Ricchieri en el Barrio de Ciudad Evita..

Una de esas personas fue Ronny, un alemán fanático del fútbol y del ascenso al que no le importó aquella historia de traición de los italianos a los alemanes en la finalización de la Segunda Guerra Mundial para elegir a la escuadra azzurra como su equipo en Argentina..

“Pasé por el Estadio de Italiano al menos unas 12 veces cuando iba y venía del Aeropuerto de Ezeiza. También fue el primer estadio de Argentina que pise por primera vez hace más de diez años. Desde ese entonces, siempre que vuelvo vengo a verlo”, cuenta.

Fue una noche de viernes en la que el local venció por 1 a 0 a Ituzaingó, cuando este periodista se sorprendió al escuchar en la platea a dos hombres blondos hablando en lenguas germánicas y tuvo que desempolvar su precario inglés para indagar un poco sobre esa particular presencia. Eran Ronny y su amigo fotógrafo que no pudo evitar también ser testigo presencial de las anécdotas que su compañero le había contado.

“Me encanta Argentina y sobre todo su fútbol. Es una pena que esté pasando por momentos tan difíciles económicos pero prefiero concentrarme en el fútbol. Cuando llegué por primera vez aquí, he visto partidos con más de 10 mil fanáticos visitantes. El ambiente era el más intenso que jamás había visto en mi vida y me enamoré de este país”.

Ronny viene desde Münster, uno de los lugares más devastados por los bombardeos de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial pero que con el correr del tiempo recuperó la belleza de su centro histórico gracias al empeño y presteza que sólo los alemanes pueden tener. Hoy convertida en la Ciudad de las bicicletas por la cantidad de gente que usa esta modalidad de transporte también se puede decir que cuenta con la pasión futbolera de muchos simpatizantes que le ponen calor al clima gris y lluvioso que la caracteriza. Preusen Münster es el equipo local que juega en la Tercera División del fútbol de ascenso alemán, al que nuestro amigo siguió durante más de 20 años hasta que decidió explorar el mundo de la mano del fútbol.

“El fútbol es el deporte más grande en la tierra. Se está unificando y se juega en todo el mundo. Causa emociones como ningún otro deporte. Vive a través de sus fanáticos y la cultura es diferente en cada país, y a veces incluso en cada ciudad. Y es una forma muy especial de conocer el mundo y ver a las personas que viven allí”, destaca.

Esos primeros partidos que vio en Argentina donde niños, mujeres, ancianos, hombres de todo tipo, saltaban y cantaban juntos de manera fervorosa; le gritaban a la hinchada contraria, exhibían sus colores y formaban parte de un “descontrol organizado” enamoraron a este alemán, de casi 40 años, acostumbrado a gente más reservada que prefería beber su cerveza y comer su salchicha que maldecir al árbitro o alentar a su equipo.

Sin embargo, fue imposible para él, en su recorrido por las diferentes canchas, no establecer un punto de inflexión a partir de la prohibición del ingreso de público visitante. Cuando en 2007, tras la muerte de un simpatizante de Tigre en cancha de Nueva Chicago se instauró esta medida en el Ascenso, que en 2013 se extendió a la Primera División, el clima que se vivía en esos encuentros dejó de ser el de antes para Ronny.

“Ese momento especial está pasando cada vez menos. Y pienso que la razón principal es la falta de los dos simpatizantes, ya que están prohibidos en la mayoría de los partidos. No hay con quien meterse. Antes se cantaba todo el partido para callar a los contrarios, hoy no hace falta porque no hay. Cada vez que tengo la suerte de encontrar un partido con visitantes, el ambiente es mucho mejor. Es triste ver un sector de la cancha vacío. Casi ningún fan puede seguir a su club en esos partidos. Creo que este es uno de los puntos por lo cual considerarse un fanático: seguir a tu club cada semana a pesar de donde juegue”.

Si hay algo que entendió a la perfección este alemán fanático del fútbol, simpatizante del Sportivo Italiano, oriundo de Münster (ciudad cuya bandera, particularmente, tiene los colores del Deportivo Español) es esa fidelidad característica que tiene el hincha argentino que, hoy en día, por esta prohibición, no puede desarrollar. Esa lealtad de acompañar a su equipo en cualquier cancha no importa cuán lejos sea. Y testimonio de haberlo aprendido son los 12 mil kilómetros que recorre desde su ciudad hacia Buenos Aires para venir a ver fútbol al extremo sur de este continente.

“Realmente, espero que este país, con la cultura tan especial que tiene, regrese a su antigua gloria algún día”, reflexiona.

Mientras nos encontramos en pleno debate sobre la vuelta del público visitante, sin olvidar a todas las víctimas por la violencia en el fútbol, podemos decir que el deseo de nuestro amigo alemán, es el deseo de toda la gente que ama este deporte. Tal vez, si todos colaboramos, algún día se cumpla.

Jorge Comadina

Jorge Sebastian Comadina, 32 años
Escritor, Periodista, Lic. en Comunicaión
TV Canal 26, Radio Sur 88.3
Notero de Depitaliano.com.ar
Mail: [email protected]
Twitter: @comadinajs

  • Encontranos:

Tweets Destacados

Encuentranos en: @depitaliano1